A vueltas con la agresividad canina

La agresividad canina, está de moda, se habla de ella en cualquier parte y todo el mundo dice conocer algún caso. Además se dan seminarios, se imparten cursos y se otorgan diplomas alegremente. También es frecuente dar bombo y platillo sobre la agresividad canina, en programas de televisión, aunque personalmente no he visto episodios de agresividad reales en ninguno de estos programas, si casos de agresión y menos en perros de talla grande o muy grande, que casualidad estos nunca salen.agresividad canina

El principal problema de los medios y del público en general es que se confunden términos o se los trata como sinónimos y por tanto se suele equiparar la agresión canina y la agresividad canina. Pero en realidad son cosas muy diferentes.

Debemos tener claro, que los perros para resolver sus conflictos,  sus disputas, para reclamar espacio, recursos etc, o para evitar problemas mayores, utilizan la agresión en sus diferentes grados. Esta, puede ser física con contacto, física sin contacto, oral o una combinación de ellas.

Cuando un perro muerde a una persona, (que es el tipo de agresión canina más relevante, por sus posibles consecuencias físicas, sociales y económicas) en la mayor parte de los casos, lo hará a una persona de su entorno o de su familia y estas agresiones, siempre van precedidas de señales de aviso (salvo en los casos de perros que padezcan Distimia, muy poco frecuentes), estas señales habrán ido creciendo en intensidad con el tiempo y en el momento de la agresión, es común que no haya signos de aviso, puesto que ya los hubo anteriormente y no sirvieron para solucionar el conflicto. Por ello el perro da un salto cualitativo en sus actuaciones y pasa a ser más explícito con la intención de que se comprenda el motivo de su disgusto y no se vuelvan a repetir las causas de este. En definitiva, el perro quiere restablecer la armonía, pero desde su punto de vista.agresividad canina

Cuando una agresión de este tipo ocurre, no estamos a priori (puede que si) ante un problema de agresividad canina, sino ante una agresión por falta de entendimiento por parte del humano hacia el cánido, donde se han ignorado las señales previas,bien por desconocimiento o bien por temeridad. Estas agresiones suelen ir aparejadas casi siempre a una falta de control del humano sobre el perro. Es decir, no se ha educado debidamente al perro y no se ha construido una relación adecuada o armónica entre este y todos los demás miembros de la familia.

Los problemas de agresividad canina, se refieren en exclusiva a la agresividad canina como problema de comportamiento o perros que tienden a resolver cualquier situación por simple que esta sea de forma agresiva.agresividad canina

Podemos decir que tratar un caso de agresión, es mucho más sencillo, que tratar un problema de agresividad canina. Los primeros desaparecen en cuanto el propietario aprende a manejar adecuadamente a su perro.

Por contra los problemas de agresividad canina, son mucho más complejos y hay que conseguir averiguar el origen de la agresividad, lo que no suele ser fácil. Estos problemas en ocasiones no tienen solución, desgraciadamente, ya que si el problema lo genera una carga genética agresiva por ejemplo o una enfermedad incurable, poco podremos hacer.

Lo cierto es que la mayoría de los casos de agresividad canina, tienen solución, pero no se debe generalizar ni equiparar casos aparentemente similares.

Lo mejor es que contacte cuanto antes con un especialista, ya que los problemas se atajan mejor cuando están en sus etapas iniciales. Y se trate del problema que se trate, la prevención total  hasta que la ayuda llegue.

Si tiene alguno de estos problemas con su perro, no dude en contactar, le asesoraremos sin compromiso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *