American Staffordshire agresiva, Duna

American Staffordshire agresiva, el caso de Duna. Una hembra de 3 años de edad, con unas características de comportamiento muy particulares.

Duna, es un caso singular o digamos especial. Siendo un ejemplar hembra de complexión fuerte, de unos 27 Kg de peso, psicológicamente muy dura. Mirada fría y difícil de leer en ocasiones, hasta que  se la conoce bien.American Staffordshire agresiva

Sabemos por lo que nos contaba su propietaria, que no recibió una socialización adecuada, en su etapa de cachorra la mordieron varias veces y con algo más de un año, fue llevada a un centro de adiestramiento, de donde salió mucho peor de lo que entró (palabras textuales de la propietaria).

Cuando Duna llega a nuestras manos, vemos que es un caso especial que quizás requiera un tratamiento de 2 meses (algo muy poco habitual con nuestro sistema de trabajo +/- 2%). Algunos de los comportamientos de esta American Staffordshire eran los siguientes:

-Muy agresiva con machos y hembras de su misma especie.

-Muy agresiva con otros animales.

-Muy agresiva con niños pequeños.

-Muy posesiva con sus pertenencias y las de su dueña, defendiéndolas con mucha agresividad.

-Miedo muy alto a los ruidos inesperados, especialmente a petardos, cohetes, disparos, puede desencadenar mucha agresividad incluso con objetos, al intentar huir del ruido. Esto choca con su perfil de ejemplar psicológicamente fuerte, pero es medianamente frecuente que ocurra.American Staffordshire agresiva

-Pasea por la ciudad donde vive, asustada permanentemente.

-Agresividad territorial muy alta, incluso fuera del domicilio, en terrazas de bar por ejemplo.

Cuando comenzamos a trabajar con esta  American Staffordshire agresiva, fuimos buscando todas y cada una de las situaciones, en que su comportamiento se descontrolaba.

Durante el tratamiento fuimos enseñando el manejo a su dueña, de su “nueva” perra. Ella se ponía muy nerviosa ante situaciones similares a otras que le habían acontecido con Duna. Tuvimos que trabajar la confianza y la serenidad de la propietaria en la potente American Staffordshire agresiva.

Tras el tratamiento, Duna pasó a pasear de forma neutra y confiada, ignorando ruidos que antes la hacían salir huyendo, como las tapas de los contenedores, los camiones ruidosos… Ahora Duna puede hacer una vida normal y su dueña también.American Staffordshire agresiva