Perro de Aguas agresivo, Owen

Este es Owen, un precioso Perro de Aguas agresivo de 3 años que nos llegó desde Galicia.

perro de aguas agresivo

Owen a los dos días de su llegada.

Su familia lo compró a los 2 meses de edad, atendiendo principalmente al criterio de que es una raza que suele dar pocas alergias en humanos, ya que 2 de sus 4 propietarios, son alérgicos.

Los perros de aguas, se caracterizan por tener un alto instinto de “presa”, entendemos presa aquí, por el instinto o la pasión de atrapar cosas en movimiento. Son perros que muy buenos en familia por lo general, pero hay ejemplares que tienen un caracter dominante muy fuerte y pueden llegar a dar problemas dentro del entorno familiar, por su posesividad y dominancia. Si tienen el pelo sin rapar, pueden llevar a equívoco incluso a los profesionales, ya que al no verse sus ojos y las facciones de la cara, el perro puede estar enviando señales de aviso que no se llegan a percibir. Muchos dueños de perros de aguas, nos dicen que “muerde sin avisar“, cuando en realidad si lo hacen.
Owen presentaba una fuerte agresividad territorial con extraños (cualquier persona ajena a su familia), tanto en su casa, como en la urbanización donde vivía y en todos aquellos lugares que Owen frecuentaba, como jardines, parques o la playa cercana a su casa.perro de aguas agresivo

También con otros perros se mostraba agresivo en diferentes situaciones.
Además de los problemas agresivos, carecía de una buena obediencia y de unas reglas lógicas (lógicas desde un punto de vista canino) de comportamiento dentro de casa.
Owen protagonizó varios episodios agresivos con personas, con varias mordeduras y sus dueños buscaron ayuda con varios adiestradores de la zona, mejorando algunos aspectos, pero la agresividad con el tiempo empeoró, llegando a enviar al hospital a un amigo de la familia.


Tras este incidente la situación se volvió insostenible, no queriendo pensar en salidas drásticas por el profundo cariño que todos tienen por Owen, dado que en familia era el mejor perro del mundo.
Contactaron con nosotros y Owen se vino de vacaciones al Roblezal, para comenzar su rehabilitación.

Cuando este perro de aguas agresivo llegó al centro canino, se mostraba muy desconfiado y tendía a morder cada vez que nos acercábamos a el con intención de tocarlo o simplemente ponerle una correa. Mostraba agresividades con todos los perros y tendía a perseguir bicicletas, patinetes, corredores… con la intención de morderlos.

A los pocos días comenzó a confiar en nosotros y empezó a aceptar a algunos perros. A los 10 días Owen podía estar con cualquier perro o humano y los paseos se normalizaron mucho.Perro de aguas agresivo

Llegados a este punto iniciamos el trabajo en casa, para controlar la territorialidad de la que hacía gala y nos sorprendió lo rápido que bajó sus instintos guardianes.

La obediencia a la llamada era inexistente cuando llegó al Roblezal, solo acudía si no tenía nada mejor que hacer o si no estaba focalizando su agresión en alguien. Sobre el día 20 Owen se portaba perfectamente, siendo muy confiable y atendiendo a la llamada rápidamente en cualquier situación


Hoy Owen es un perro con una obediencia de 10, controlable y estable en cualquier situación, que les ha cambiado la vida, ya que ahora disfrutan de el plenamente.

Han pasado ya muchos meses y ha nacido un bebe en esta familia, que Owen ha aceptado sin problemas.

perro de aguas y bebe

Owen con el nuevo miembro de la familia


Felicidades familia.