Teckel agresivas, Clara y Otra

El escritor Jose Luis Rodriguez Plaza, nos trajo a su 2 Teckel agresivas entre si. Un caso bastante frecuente y de los más difíciles de solucionar.

Las agresiones entre hembras o machos que conviven juntos son relativamente frecuentes y se suelen parecer bastante al caso de estas Teckel agresivas, Clara y Otra.

La relación entre Clara y Otra siempre fue buena, siendo Clara la mayor y Otra, la cachorra que llegó después.

Durante el primer año y medio de convivencia, todo fue muy bien, como suele ocurrir en agresiones entre hembras que viven en la misma casa. Clara con su rango de edad, cuando lo necesitaba, se imponía sobre Otra y esta lo aceptaba. Todo esto sin agresión.

Teckel agresivas

Clara y Otra viajando juntas en el asiento trasero después de estar en el Centro Canino Roblezal.

Hasta aquí todo normal, puesto que en los perros que viven en la misma familia, lo habitual es que uno ejerza de líder sobre el o los otros. Este liderazgo, para que sea sano, debe imponerse con actitud y sin agresión y tiene que ser aceptado por todos ellos.

Cuando Otra llegó a la edad de año y medio y coincidiendo con uno de los periodos de celo, llegó el primer episodio como Teckel agresivas. Ante una situación cotidiana en que Clara quiso imponerse minimamente sobre Otra, esta no lo aceptó y atacó a Clara. Como buenas Teckel, son luchadoras por instinto y ninguna de las dos cedió, entablando una pelea muy desagradable, que sus dueños consiguieron separar a tiempo.

A raíz de este episodio, la relación entre ambas cambió de manera radical y situaciones que antes se resolvían con normalidad, pasaron a ser el detonante de agresiones muy fuertes.

Teckel agresivas

Clara y otra esperando algún premio en la cocina.

Sus dueños nos decían que los conflictos solían aparecer casi siempre en casa, sobre todo a la llegada del trabajo, tras permanecer horas solas. Las ganas de recibir a  sus dueños y Clara querer ser la primera en recibir las atenciones de estos, desencadenaban cada vez peleas más fuertes en que ninguna de las 2 cedía. A pesar de que Otra es más joven, posee mayor corpulencia y la mal parada siempre era Clara.

Otro lugar de conflicto habitual era el coche, donde antes viajaban en la parte trasera juntas y sin problemas, pasaron a convertirlo en un campo de batalla, teniendo que viajar una en la parte trasera y la otra en la delantera y con cuidado de que ni tan siquiera se viesen.

Cuando nos las trajeron estaban desesperados, ya que la única solución que veían era tener que dar una de las dos a un familiar, por la seguridad de ambas. Pero claro, no querían separarse de ninguna de ellas.

Como decíamos antes estos casos son muy complejos de resolver y en particular suele ser más complicado solucionar agresividades entre hembras que entre machos (aunque no se puede generalizar). Estos casos sólo se pueden solucionar trabajando con ambos perros a la vez en nuestro centro y exponiéndolos a situaciones cotidianas además de aquellas en las que aparece la agresión.

Jose Luis Rodriguez Plaza

En agradecimiento por solucionar los problemas de agresividad entre sus perras, Jose Luis Rodriguez Plaza, nos dedicó dos de sus libros.

 

Como en el caso de estas Teckel agresivas, suele ocurrir que la convivencia es más o menos normal durante casi todo el día, llegando incluso a jugar juntos o juntas, pero ciertas situaciones (generalmente en el hogar) desencadenan las agresiones.

Como gradualmente nos indica Jose Luis Rodriguez Plaza, a día de hoy Clara y Otra conviven con total normalidad, pasan solas las jornada laboral de sus dueños, los reciben con normalidad y viajan juntas en el asiento trasero del coche como hacían antaño.

Nos alegramos mucho por toda la familia.