El peso de mi perro ¿cómo controlarlo?

Calcular si el peso de mi perro es el ideal, puede ser más difícil de lo que se podría pensar a priori, ya que no solo influyen factores como la raza, el sexo o la altura, sino que el individuo en concreto difiere de los demás por su estructura osea, musculatura, grado de trabajo o ejercicio… Las personas con experiencia en la tenencia de perros de la misma raza a lo largo de los años, podrán hacerlo de manera relativamente fácil, pero aquellas personas que tengan un perro por primera vez, deberán asesorarse sobre el tema.

Para conocer el peso de mi perro, lo correcto sería acudir con el perro a la consulta de nuestro veterinario desde cachorro. Allí basándose en los datos mencionados y en otros además de la experiencia, nos indicarán el peso óptimo aproximado de nuestro perro en función de su edad.

Para evaluar nosotros mismos el peso de mi perro y saber si está por encima, por debajo o en su peso ideal lo haremos de forma visual y táctil. En las variedades de pelo corto, observaremos su costillar y no deberemos notar a simple vista sus costillas, si es así pasaremos a palparlo y sin dificultad deberemos notar sus costillas y los espacios intercostales, debemos fijarnos en si existen depósitos de grasa en la base de la cola, cuello y si el abdomen está dilatado y con aspecto colgante. Todo ello nos dará una idea del peso de mi perro.

El peso de mi perro

Otro lugar característico es la cadera, donde visualmente no veremos las crestas de sus caderas, pero si lo palpamos, tendremos que notar levemente sin apretar ambas. Si por el contrario la zona de la cadera se muestra redondeada o plana, el peso de mi perro estará en sobrepeso.

Debo preocuparme por el peso de mi perro, ya que el sobrepeso en perros es perjudicial en múltiples factores, como mayor propensión a enfermedades como la displasia de cadera, que además del componente genético, cuenta con un importante componente ambiental que puede hacer que la enfermedad se desarrolle o no, problemas articulares, cardíacos, problemas en el parto para las hembras, propensión a complicaciones durante intervenciones quirúrgicas, hipertensión, diabetes…. además de estar demostrado que los perros delgados, tienen una esperanza de vida mayor.

El peso de mi perro

No debemos pensar que le hacemos un favor a nuestro perro sobrealimentándolo o dándole todo aquello que quiera comer, ya que en realidad lo que hacemos es desajustar su dieta y crearle hábitos que no le convienen. También haremos perros caprichosos y exigentes con la comida, algo que no nos interesa y descontrolaremos el peso de mi perro.

Para controlar el peso de mi perro de forma correcta, deberemos ser realistas y conscientes de lo que el animal ingiere a lo largo del día, por tanto contaremos sus raciones de comida, los premios, golosinas, sobras etc. Controlar una dieta en la que se administran obsequios, sobras etc es muy complejo ya que el aporte calórico de algunas golosinas puede ser altísimo y descuadrar su ingesta calórica diaria. Lo más recomendable es ajustarse a un tipo de comida comercial completa y equilibrada y no salirnos de ahí como norma. Podremos ocasionalmente entregar alguna golosina o premio, pero solo para reforzar una conducta que deseamos que se repita. Con ocasionalmente queremos decir en realidad muy de vez en cuando, no una vez al día ni cada 2 días. Por supuesto seremos realistas en valorar el ejercicio diario que hace nuestro perro y el tipo de este, ya que no es lo mismo un paseo de media hora que correr durante media hora.

Si nos ceñimos a un tipo y una cantidad concreta de alimentación y nos basamos en la observación diaria, junto con el pesaje diario del animal, nos será sumamente fácil al cabo de 10 días ver si el peso se mantiene, aumenta o se reduce. Con frecuencia lo más deseado es reducir el peso de perros con sobrepeso, para ello la forma de actuación será reducir el aporte calórico diario y aumentar el ejercicio diario.

Se dice que un perro tiene sobrepeso si el peso de mi perro supera en un 15% su peso corporal idóneo, para hacernos una idea, una individuo de raza pequeña con un peso ideal de 5Kg entraría en sobrepeso con solo 0,75Kg extras y un perro de talla media cuyo peso ideal fuese de 30Kg, estaría obeso pesando 34,5Kg. Vemos por tanto que es muy sencillo que este desajuste se produzca y debemos tomárnoslo en serio ya que solo con ese porcentaje de sobrepeso ya aparecen o pueden aparecer problemas de salud.

Antes de comenzar una dieta de adelgazamiento para controlar el peso de mi perro, debemos descartar que el sobrepeso no es producto de alguna enfermedad como el hipotiroidismo, diabetes…, para ello acudiremos a nuestro veterinario para que lo examine.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *